Acoso escolar y salud mental, demandas de niños de Toledo y Alcázar de San Juan en el Congreso de los Diputados

Niños y adolescentes han defendido este miércoles los derechos de la infancia en el Congreso de los Diputados, en una jornada en la que han trasladado sus propuestas de diversa índole. Concretamente, Luis Miguel de Toledo, se ha pronunciado sobre el acoso escolar y Andrea, de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) ha hecho lo propio con la salud mental.

«No podemos aceptar que cada año cambien los libros de texto según intereses educativos o según el cambio de ley correspondiente. Nos comprometemos a acoger los cambios legislativos siempre que haya una mejora y que no se vean otros intereses como un cambio de Gobierno», ha sentenciado Carla, de doce años, del Consejo de Participación de Aldeamayor (Castilla y León).

Esta menor ha advertido de que en las escuelas «faltan profesionales cualificados para atender a alumnos con necesidades especiales» y ha hecho hincapié en la importancia de educar en los centros en inclusión e igualdad de género, así como la de implantar la Figura del Coordinador de Bienestar que «sigue sin estar» en funcionamiento.

Para facilitar estas peticiones, Carla ha mostrado el compromiso de los escolares a tener «más empatía» para que se fomente una educación de calidad y ha enumerado algunos de los requisitos necesarios para que haya una escuela ideal: Que exista el respeto, tolerancia e inclusión; que haya más participación dentro de la escuela; y que no existan barreras arquitectónicas.

Para Luis Miguel, estudiante de trece años del Consejo de Participación de Toledo, el acoso escolar «se ha convertido en algo normal y a la ve invisible en el entorno social». «Que venga uno con superioridad y te obligue a irte o se metan contigo para hacerse el guay, esa es una actitud penosa y cobarde que puede llevar a un niño al intento de suicidio», ha denunciado.

Con el objetivo de combatir el bullying, Luis Miguel ha apostado por la prevención y detección de esta violencia «incluso antes de que se produzca»; poner en marcha la Figura del Coordinador de Bienestar; trabajar la educación emocional en todos los cursos; informar y formar sobre diversidad cultural; o utilizar las tutorías para tratar temas importantes. Además, ha recomendado a aquellos niños que sufren situaciones de violencia y necesitan ayuda que contacten con la Fundación ANAR.

REGULAR LAS REDES SOCIALES PARA CUIDAR LA SALUD MENTAL DE LA INFANCIA

La encargada de llevar al Congreso de los Diputados las propuestas e inquietudes de la infancia sobre la salud mental ha sido Andrea, de catorce años, quien ha criticado que la redes sociales no muestren la verdadera realidad por lo que ha reclamado que se regulen para parar «esa mentir» y que se incentive a los jóvenes para que «muestren la realidad».

«Los menores de 18 años nos adaptamos a los estereotipos marcados por la sociedad», ha señalado la joven de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), quien también ha pedido un servicio de psicología de primeros auxilios en los centros de salud; cursos de formación para que las familias den respuestas a las necesidades de la infancia; que los docentes reciban formación sobre salud mental y emocional; o que haya un psicólogo en cada colegio para asesorar a los alumnos.

Durante su intervención, el madrileño Dani, de trece años, ha instado a garantizar la igualdad de todas las personas: «Los niños tenemos que estar protegidos y sentirnos cuidados por la sociedad, nuestras mentes están en periodo de desarrollo y somos más vulnerables».

De este modo, ha recalcado la importancia de la protección física y mental de la infancia y ha condenado, a nivel mundial, la explotación infantil laboral, la explotación infantil sexual o la participación de niños en conflictos bélicos. «Proponemos leyes claras que se cumplan, tener buenas políticas que hagan posible el cambio a mejor y proteger a todos los niños que sufren algún tipo de violencia. Ojalá pudiéramos pasear por cualquier calle del mundo sin necesidad de preocuparnos por nuestra seguridad», ha precisado.

PIDEN UN BOE DE LECTURA FÁCIL QUE PUEDAN ENTERDER LOS NIÑOS

Por su parte, Aimar, de la Asociación de Scouts de España, ha propuesto la creación de un Boletín Oficial del Estado de lectura fácil, «accesible para todos los públicos y fácilmente entendible» para que la infancia pueda tener una información «accesible y clara».

El joven de Castro Urdiales (Cantabria), de dieciséis años, ha explicado que participar es «estar de manera activa como ciudadanos buscando soluciones a problemas» y ha celebrado que se haya cumplido la creación del Consejo Estatal de Participación de la Infancia y Adolescencia. «Tenemos derecho a expresar nuestra opinión y ser escuchados», ha apostillado.

En lo referente a la pobreza, Hilary, de 17 años, ha aplaudido que el Gobierno haya aprobado ayudas a familias en situación de exclusión, pero ha advertido de que «quedan cosas por hacer». «La pandemia ha hecho que mi papá pierda el empleo o que mi mamá tenga dos empleos y apenas pueda verla, y como yo, miles de niños», ha lamentado.

La joven ha recordado que conseguir una psicóloga gratuita fue «de las mejores noticias» que recibió, pero que es «un privilegio al que no todo el mundo ha podido acceder». «Necesitamos recursos para que nos apoyen. No tenemos recursos, no tenemos alternativas, las ayudas llegan mal y tarde mientras las familias luchamos por sobrevivir», ha comentado.

LOS JÓVENES RECLAMAN PARTICIPACIÓN EN LAS DECISIONES CLIMÁTICAS

Los encargados de exponer las preocupaciones de la infancia sobre el medio ambiente han sido Jordi, de 17 años, e Irene, de doce años, quienes han destacado la importancia de que los niños y los jóvenes participen en las decisiones climáticas. «Creemos necesario establecer una asignatura curricular para formar en cambio climático, para conseguir un futuro verde, justo e igual para todos», ha apuntado el joven de Barcelona del Grupo Youth for Change.

Jordi ha incidido en la importancia de combatir la pobreza ecológica, fomentar la economía circular y promover una educación en cambio climático. «En España, en 2022 el kilo de tomate ecológico costaba el doble que el no ecológico», ha asegurado.

En la misma línea, la niña de San Fernando de Henares (Madrid) ha alertado de que el cambio climático «ya es una realidad» y se están viviendo «sus devastadoras consecuencias», mientras las personas «siguen descuidando los bosques, ríos y las zonas verdes de su entorno» y también «hay problemas con la contaminación de las aguas».

LOS DIPUTADOS RESPONDEN A LAS DEMANDAS DE LOS NIÑOS

Tras la intervención de los jóvenes, el diputado del Grupo Parlamentario Socialista Omar Anguita ha defendido acabar «con los estereotipos» de quienes acuden para recibir ayuda por cualquier tipo de problema de salud mental y ha dado el visto bueno a la creación de un BOE accesible: «A veces nos cuesta también a nosotros entenderlo».

Desde el Partido Popular, la diputada Redondo ha pedido a los niños y adolescentes que se queden «tranquilos» ya que sus propuestas las escuchan y las convierten en iniciativas. «Vuestras propuestas las escuchamos y las trabajamos, es un honor y un placer trabajar con vosotros», ha afirmado.

Por su parte, la diputada de Vox Méndez Monasterio ha animado a la infancia a que sigan «buscando la verdad» y que se formen «con criterio propio» para que no se dejen «manipular ni engañar» ya que, en sus palabras, «solamente con una buena información se puede discernir».

Por último, el diputado del Grupo Unidas Podemos Javier Sánchez Serna ha recordado que la infancia siempre reclama «más espacios» donde se les escuche y donde sean los «protagonistas». «En el Congreso siempre vamos corriendo, pero hoy es uno de esos momentos para parar, escucharos y emocionarse con una adolescencia que seréis el futuro de este país», ha dicho.

La entrada Acoso escolar y salud mental, demandas de niños de Toledo y Alcázar de San Juan en el Congreso de los Diputados se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio