Detenidos cuatro individuos por contratar trabajadores de manera fraudulenta para obtener beneficios públicos.

La Policía Nacional y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Ciudad Real llevaron a cabo una operación conjunta llamada «Centauro» que desmanteló una red dedicada a la contratación fraudulenta de trabajadores. El objetivo de esta red erosionaba los subsidios y subvenciones públicos, así como conseguir derechos de extranjería de manera ilegal. Cuatro personas fueron detenidas, tres de ellas en Ciudad Real y la otra en Murcia, como los principales responsables de la red y su actividad ilícita, que suponía un grave perjuicio para las arcas públicas.

Los tres individuos detenidos en Ciudad Real gestionaban una empresa y aprovecharon su posición para dar de alta fraudulentamente a varios trabajadores, quienes obtuvieron subvenciones y prestaciones públicas de forma indebida. Uno de ellos incluso empleó su alta laboral para conseguir derechos de extranjería de manera irregular. El cuarto detenido, asentado en Murcia, fue acusado de delitos contra la Seguridad Social por facilitar contratos ficticios a dos personas. Estas personas habrían utilizado dichos contratos de manera fraudulenta para beneficiarse de prestaciones ilegales. El dinero defraudado por los supuestos trabajadores ascendió a 9,606 euros en total.

La operación «Centauro» se inició en la Comisaría Provincial de Ciudad Real y contó con la colaboración de la Inspección provincial de Trabajo y Seguridad Social. Las investigaciones policiales permitieron determinar que uno de los implicados operaba desde Murcia, por lo que se trabajó en conjunto con efectivos de la Jefatura Superior de Policía de Murcia. Esta operación ejemplifica la lucha contra la contratación fraudulenta de trabajadores que afecta negativamente a las arcas públicas y al sistema laboral en general.

Scroll al inicio